No seas víctima de estos pensamientos que evitan el cambio

No caigas en estas trampas tan comunes.


Muchos líderes de negocio parecen estar estancados o se vuelven muy lentos para decidir qué cambios son necesarios para sobrevivir y prosperar en sus empresas. Es posible que no sean ciegos a los cambios en el mercado y la tecnología, pero si lo son a lo que ocurre de manera interna puede ser igual o más devastador.

Aquí hay una lista conjunta de algunas trampas comunes que todo líder de empresa debe evitar a toda costa:

 

1. Estar demasiado satisfecho con el statu quo

Esta problemática se establece cuando las cosas han ido bien durante un tiempo y estás demasiado ocupado como para mirar hacia adelante y dedicar tiempo y recursos para desarrollar la próxima generación de ideas innovadoras.

Tenemos como clásico ejemplo el caso de Blockbuster, que estaba tan ocupado expandiendo su negocio de alquiler de películas que realmente no se dio cuenta de los nuevos participantes como Netflix (que incluso no quiso comprar aunque se lo ofrecieron), los quioscos automáticos de Redbox y el video on demand.

El resultado fue un cambio importante en la industria y Blockbuster desapareció

 

2. Tirar dinero en un proyecto moribundo con la esperanza de salvarlo

Esto ocurre al intentar rescatar algo cuando es demasiado tarde, como realizar una gran inversión en una empresa que no despega pero por obstinado o para no perder los costos ya hechos, te niegas a abandonarla.

El resultado es un negocio dañado más allá del punto de recuperación, en lugar de solo abollado.

Los empresarios desesperados gastan todos sus recursos durante un período de años en una solución fallida, pero todavía están convencidos de que una infusión más de efectivo cambiará la curva de abajo hacia arriba.

 

3. Abordar un mercado o tecnología que no conoces

Cuando te propones ingresar a algo nuevo sin los recursos o habilidades necesarias para competir, es posible que se esté desencadenando la trampa de “exceso de alcance”. Aunque los cambios de paradigma y las tecnologías disruptivas implican enormes oportunidades nuevas, pueden requerir más tiempo y riesgo de lo que puedas tolerar.

El reloj inteligente Pebble es un ejemplo de sobredimensionamiento, especialmente para una puesta en marcha con recursos limitados. A pesar de que el Pebble original se convirtió en el producto de Kickstarter más financiado de todos los tiempos, trató de lanzar demasiados productos de una sola vez en vez de perfeccionar uno solo y terminó siendo devorado por los gigantes tecnológicos Apple y Samsung.

 

4. Centrarse en las ganancias a corto plazo e ignorar los riesgos a largo plazo

Las ganancias a corto plazo son excelentes, pero si las persigues a expensas del éxito a largo plazo, entonces estás haciendo algo mal porque podrías estar perdiendo nuevas oportunidades..

Kodak es famoso por ser víctima de la trampa a corto plazo. En un momento, fue una empresa innovadora líder centrada en la fotografía de rollo. El enfoque a corto plazo de la compañía no le permitió ver los beneficios de la fotografía digital, lo que le costó a Kodak su posición de liderazgo y, en última instancia, en su bancarrota.

 

5. Dejar que seas víctima de “parálisis de análisis”

Si tu negocio no pasa de la fase de análisis, discusión, investigación y prueba de nuevas ideas, serás culpable de perder tiempo, dinero y la oportunidad de una innovación real.

 

El resultado de cualquiera de estas trampas es una inercia que impide el reconocimiento de la necesidad de cambiar y una lentitud en la implementación de las acciones de cambio necesarias antes de que sea demasiado tarde.

Si percibes estos síntomas, el momento de actuar es ahora. Inicia un cambio en tu estilo de liderazgo, antes de que el mercado avance sin ti.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *