Habilidades básicas para la vida que no se enseñan en la escuela

habilidades-que-no-aprendes-en-la-escuela

Una educación de excelencia no es suficiente para ser adultos exitosos.


 

Hay ciertas cosas de las que somos responsables de aprender nosotros mismos. Las lecciones de la vida no se nos pueden enseñar en la escuela o dar con la cuchara.

Las nuevas generaciones están bien preparadas y son inteligentes, pero carecen de las habilidades básicas que todos necesitamos para ser adultos exitosos. No saben cómo funcionan las tarjetas de crédito. No saben qué servicios necesitan sus autos. Ni siquiera saben cómo ser felices.

Es un problema real, y si vamos a encontrar soluciones, tenemos que reconocer exactamente dónde están esas fallas. He aquí ocho habilidades esenciales para enfrentar la vida en las que nos estamos quedando totalmente rezagados.

Cómo administrar el dinero

En la universidad, algunos se la tienen que arreglar con casi nada de dinero en los bolsillos. Sin embargo, cuando te gradúas y consigues un trabajo, todo cambia, excepto que no estamos muy familiarizados con los escenarios de esta nueva situación financiera.

¿Cuánto de tu sueldo debes destinarse a los ahorros? ¿Cuál es la manera más inteligente de pagar tus préstamos? Si te queda dinero para invertir, ¿cómo lo haces? ¿Necesitas una tarjeta de crédito? ¿Cómo se usa? ¿Hay algún seguro médico que puedas pagar?

¿Cómo planeas para el futuro? ¿Un hogar, una familia, viajar?

Tenemos muchas preguntas, y muchas permanecen sin respuesta.

De hecho, investigaciones de expertos en finanzas revelaron algunos hallazgos aterradores, incluyendo:

  • El 43 por ciento de los estudiantes no sabía la diferencia entre una tarjeta de crédito y una tarjeta de débito.
  • El 23 por ciento no podía nombrar una diferencia entre una cuenta de cheques y una cuenta de ahorros.
  • El 68 por ciento no sabía para qué sirven las Afores.

En otras palabras: tenemos que ponernos al tanto sobre finanzas personales.

Impuestos

pagar-impuestos

Tratar de entender los impuestos es como intentar descifrar los códigos de antiguas civilizaciones. Innumerables formatos, palabras confusas y números aterradores hacen de abril el mes más temido del año. Hay tantas diferencias cuando se trata de hacer la declaración de impuestos basadas en cuánto dinero ganas, qué tipo de trabajador eres, etc., por lo que el aprender a calcular correctamente el dinero para los impuestos, así como fechas de vencimiento importantes, harían una diferencia enorme a la hora de cumplir con esta importante responsabilidad.

También te puede interesar: 8 reglas con las que te volverás un experto en finanzas personales

 

Salud mental positiva

No nos tomamos esto lo suficientemente en serio. Según una investigación de la Asociación Americana de Psicología, los millennials y la Generación X experimentan más estrés en general – el dinero es una de las princiales razones – y reportes aseguran que está empeorando. La depresión también es frecuente. Forbes informa que es la principal causa de ausentismo laboral, junto con 23 mil millones de dólares en la productividad que se pierde como resultado, cada año.

Ser feliz parece obvio, pero no lo es. Es algo en lo que tienes que trabajar, igual que lo haces con tu empleo y tu educación. Es tanta la necesidad de saber cómo lograr la felicidad, que la clase de la Universidad de Yale sobre el tema es la más popular de su historia (y ahora está disponible gratis en línea).

Cómo cultivar las relaciones

No aprecias el valor de esto cuando eres más joven. Es tan difícil de llevarlo a cabo. La gente va y viene de tu vida, y tus pensamientos son consumidos por las calificaciones y las entrevistas de trabajo, y por hacer una vida por ti mismo. No es hasta que llegas a los 20 o 30 años cuando te das cuenta de que tienes miedo: “Debería haber pasado más tiempo cultivando relaciones desde el primer momento”, dirás.

A medida que uno envejece, se hace más difícil hacer amigos, y cuando lo haces, esas relaciones no prosperan por sí solas.

Las relaciones románticas pueden ser las más desafiantes de todas. Nadie nos dice cómo conocer posibles parejas, qué focos rojos vigilar, qué comportamiento es y no es aceptable, cómo discutir constructivamente, cómo romper, etc., etc., etc.

Esto apenas es la punta del iceberg. Agreguemos los medios sociales y el juego de las relaciones cambia totalmente. Utilizamos los medios sociales para reunirnos y conocer gente, lo cual no es una representación exacta de cómo son las relaciones en la vida real. Todo esto es muy engañoso.

También te puede interesar: 5 errores financieros que debes evitar

 

Cómo buscar una casa y un auto (y pagarlos)

como-comprar-casa

Hay mucho que considerar cuando se busca una casa. ¿Rentar o comprar? ¿Qué pasa con las hipotecas y los alquileres – cómo funcionan? ¿Cómo te aseguras de que sea una opción segura? ¿Tiene buena ubicación? ¿Hay escuelas cerca? ¿Cuál sería la ruta al trabajo? ¿Cuánto cuestan los servicios públicos? No ayuda el hecho de que comprar sea tan complicado, especialmente para los millennials, dice el economista Dr. Svenja Gudell, porque ahorrar para el pago inicial y calificar para una hipoteca es increíblemente difícil.

Y con los autos pasa lo mismo. ¿Comprar o arrendar? ¿Qué se considera un buen kilometraje? ¿Qué tipo de coche necesitas? ¿Cuánto es razonable gastar en mantenimiento regular? La lista de preguntas es interminable.

Reparaciones básicas

Ningún miedo se compara con el de descubrir que el único inodoro del departamento ya no funciona. A menos que no te importe usar la estación de gasolina al final de la calle, conocer las reparaciones básicas de la casa, como arreglar un inodoro que no funciona bien y la llave del agua que gotea, sería de gran utilidad para los adultos jóvenes. Cuando se trata de automóviles, los jóvenes tampoco saben muy bien qué hacer. Según Forbes, muchos de nosotros no leemos el manual del propietario, ignoramos cómo comprobar la presión de los neumáticos, o incluso desconocemos cómo abrir la cajuela del coche.

Cómo encontrar trabajo y conseguir ascensos

Terminamos la universidad, quizá con una gran deuda por pagar, y ansiosos por conseguir el trabajo que soñamos y nuestro primer sueldo. La realidad es que a los graduados les toma un promedio de seis meses encontrar un trabajo, y eso es sólo el comienzo, aunque es una parte enorme y muy desafiante de la ecuación.

Tomemos como ejemplo un ascenso, algo que sabemos que es más difícil para las mujeres que para los hombres. Según investigaciones, las mujeres piden ascensos tanto como los hombres, pero aún así tienen un 25 por ciento menos de probabilidades de obtenerlos.

También te puede interesar: ¿Sabes si estás listo para un aumento?

 

Trabajar inteligentemente vs. trabajar duro

Siempre nos enseñan que si trabajas duro, puedes lograr cualquier cosa, lo cual es en gran parte cierto. Sin embargo, lo que la gente no nos enseña es la diferencia entre trabajar duro y trabajar inteligentemente.

El problema de trabajar duro es que tiene un límite: sólo se puede trabajar un número limitado de horas en un día. Trabajar de forma inteligente tiene que ver más con contratar a un asistente para que te ayude, revisar el correo electrónico con menos frecuencia y automatizar ciertos procesos. Atajos como este amplían tu potencial de éxito, y además te podrían ayudar a obtener un pequeño descanso del trabajo.

En conclusión, sobrevivir en la oficina es una habilidad aprendida, pero eso no significa que no se pueda dar a los estudiantes las herramientas necesarias para trabajar antes de arrojarlos a los lobos.

  • Si no te quieres perder nuestro contenido nuevo dale me gusta a nuestro perfil de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *