Cómo evitar las peleas por dinero con tu pareja

consejos para evitar las peleas por dinero con tu pareja

Las discusiones sobre dinero son una gran razón por la que las relaciones fracasan, he aquí cómo evitarlas.


Según una encuesta, más de tres de cada cuatro personas dicen que encontrar el amor es más importante que ser rico. Romántico….¿verdad?
Romántico, sí, pero realista, no. Pregúntale a cualquier pareja por qué pelean más, y lo más probable es que el dinero sea lo primero en la lista. De hecho, más de la mitad (54%) de los encuestados dicen que el dinero es el mayor factor estresante de la relación. La falta de comunicación sobre las finanzas es la razón principal por la cual las relaciones – y los matrimonios – fracasan.
La clave para evitar que el dinero arruine relaciones nuevas o viejas es convertir esos argumentos potencialmente dañinos en conversaciones productivas.
Aquí están los tres mayores desafíos de dinero que se enfrentan en las relaciones, y las conversaciones que pueden ayudarte a superarlos:

No tener la charla de los gastos y ahorros

hablar con tu pareja sobre ahorros y gastos para evitar peleas por dinero
Hay parejas que hablan de sus planes para el futuro, pero evitan hablar de cómo van a pagar por dicho futuro. Es esencial estar en la misma página financiera que tu cónyuge. Entender el “estilo monetario” de cada uno, comenzando por los patrones de ahorro y gasto, es un primer paso necesario para alcanzar las metas de ahorro a corto y largo plazo.
Las parejas deben discutir lo que “ahorro” significa para ellos, y cómo cada uno de ellos normalmente aborda la elaboración de un presupuesto. Dado que el ahorro sólo puede ocurrir dentro del contexto del gasto, es importante discutir cuáles son los hábitos de gasto regulares de cada uno y qué parte de ese gasto está impulsado por “necesidades” en lugar de por “deseos”.
Una vez que hay una comprensión básica de los estilos de cada uno, es mucho más fácil discutir los pasos para lograr metas comunes.

También te puede interesar: 20 preguntas importantes que debes hacerle a tu pareja sobre el dinero antes de casarse

 

Un montón de alegría – y un montón de billetes

hablar con tu pareja sobre los hijos para evitar discusiones por dinero
Típicamente, cuando las parejas hablan de expandir sus familias, sueñan despiertos sobre cuántos hijos tendrán, a quién se parecerán sus hijos y qué nombres darles. Lo que se discute con menos frecuencia son los costos asociados con la crianza de un hijo: Una familia casada de ingresos medios gastará alrededor de 233 mil 610 dólares en un hijo desde el nacimiento hasta los 17 años – y eso ni siquiera incluye el costo de la universidad.
Las parejas deben ampliar la conversación acerca de los costos asociados con tener una familia más allá de las necesidades inmediatas de la guardería, los pañales y el equipo para bebés para incluir la forma en que ven el futuro de su hijo: ¿Escuela privada o pública? ¿Cómo se financiará la universidad? ¿Qué lecciones y hábitos financieros son importantes transmitir?
Es importante recordar que no hay respuestas correctas o incorrectas a ninguna de estas preguntas, y que no necesitan ser resueltas de una sola vez. Pero tener conversaciones tempranas e identificar dónde pueden haber diferencias de perspectiva permite más tiempo para prepararse para los puntos de desacuerdo o para reorganizar las prioridades financieras según sea necesario.

Alquiler vs. compra

hablar con tu pareja sobre rentar o comprar casa
Instalarse en un nuevo hogar puede acercar a las parejas, pero una compra desinformada puede destrozar las relaciones. Hay dos etapas en las que las parejas se pelean con más frecuencia sobre dónde vivir y cómo pagar por ello: al principio de la relación y cuando se acercan a la jubilación.
Al tomar la decisión de vivir juntos, describe todos los gastos asociados con el alquiler en lugar de la compra. Es importante ser franco y honesto sobre tu historia personal desde el principio, incluyendo factores como la deuda y el puntaje de crédito. Todo esto saldrá a la superficie cuando solicites una vivienda, por lo que ponerla sobre la mesa evitará conflictos más adelante.
Recuerda, convertirse en propietario significa una serie de nuevos gastos que no entran en juego cuando se alquila: hipoteca, seguro del propietario e impuestos sobre la propiedad, por nombrar sólo algunos. Una buena regla empírica a tener en cuenta al planificar los costos es no gastar más del 28% de los ingresos brutos en vivienda en un mes determinado.

También te puede interesar: Señales de que tienes una relación poco saludable con el dinero

La conversación sobre el alquiler frente a la compra también surge para muchas parejas que se acercan a la jubilación. Resumir desde el principio lo que es importante para cada uno cuando se trata de estilos de vida de jubilación – desde la ubicación y los servicios hasta la conveniencia y los círculos sociales – es crucial para encontrar un compromiso que haga feliz a todos.
El amor debe ser sobre el corazón, no sobre la billetera, pero incluso las relaciones más fuertes serán probadas por las realidades financieras. Prepararse con anticipación para desafíos financieros comunes puede ayudar a las parejas a enfocarse en lo que es importante: cada uno.

  • Si no te quieres perder nuestro contenido nuevo dale “Me gusta” a nuestro perfil de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *