7 maneras de cumplir con tus metas de año nuevo

Que no se quede en comerse las uvas.


Establecer una resolución de Año Nuevo es tan culturalmente fomentado que todo alrededor del inicio de otro ciclo de 365 días gira alrededor de crear un “nuevo yo”. Llega el momento, comes las uvas y te declaras listo para cumplir con toda tu serie de metas nuevas.

Sin embargo, la mayoría de nosotros fracasamos al permitir que muchas cosas se interpongan en nuestro camino. El cambio de comportamiento no ocurre en el establecimiento de una meta, ya que tienes que ejecutar actividades a lo largo del tiempo, y muchas personas no están “programadas” para eso.

Si sabes que el desafío existe cuando estableces su objetivo, debes estar preparado para enfrentar las cosas que harán que pierdas impulso; es decir, necesitas una estrategia completamente nueva. Aquí hay ocho cosas que puede hacer para amarrarte a tus resoluciones de Año Nuevo.

  1. Asegúrate de que quieres el objetivo

Lo primero es estar seguro de que tu meta sea intrínseca en lugar de que solo sea de dientes para afuera. Querer llegar al objetivo por tu propia voluntad en lugar de hacerlo para otra persona o sentir que debes hacerlo “porque si” es clave para que una meta sea exitosa.

 

  1. Que sea desafiante pero no demasiado difícil

Si el objetivo no es lo suficientemente desafiante, entonces puede que pierdas la motivación porque resulta demasiado fácil y menos divertido. En cambio, si es algo demasiado desafiante, puede que no sea realista y caerás en el mismo problema.

 

  1. No confíes en la fuerza de voluntad

Con demasiada frecuencia nos fijamos un objetivo y confiamos en la determinación y el pensamiento de “esta vez es la buena” para lograrlo. Tienes que recordarte todos los días y ser fuerte para que esto suceda. Debes estar consciente y trabajar arduamente, no todo se resuelve de buenos deseos.

 

  1. Marca hitos en el camino

Divide tu camino en pequeños pasos y otórgate pequeñas recompensas cuando los logres. Conserva un diario o una lista cerca de tu cama o escritorio y apunta tus avances. Haz una pausa en cada meta más pequeña y celebra el éxito en cada etapa. Necesitas medir tu progreso como una forma de seguir el éxito.

 

  1. Mira tu progreso histórico

Otro buen consejo es mirar hacia atrás a cómo has avanzado con el paso del tiempo. Es importante ver qué tan lejos has llegado ya que se logran dos cosas haciendo esto: la primera es que recibes una inyección de ánimo al ver tu progreso y dos, te da un panorama de cómo has actuado para ver si vas por buen camino.

 

  6. Relaciona tu objetivo con tu identidad

Encuadra su meta en términos de cómo quieres ser como persona. Por ejemplo, si deseas pasar menos tiempo en tu smartphone y más con las personas que te rodean, di en voz alta: «Soy alguien que valora a mi familia por sobre mi teléfono, así puedes mantenerse alineado al objetivo.

Repite esa frase con regularidad para mantener la meta enfocada en términos de lo que realmente importa. Este proceso hace que un objetivo superficial se vuelva más profundo.

 

  6. Consigue un «cómplice»

Tu meta debe estar socialmente fundamentada. El peer pressure es real y mientras más refuerces positivamente la resolución de metas rodeado de amigos que busquen algo similar, más te apegarás a conseguir lo que te propones.

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *