6 tips para negociar con éxito una oferta o aumento salarial

consejos para negociar con éxito un aumento salarial

Estas tácticas de negociación te ayudarán a obtener el salario que deseas.


Algunas personas saben desenvolverse muy bien a la hora de hacer tratos. Les encanta debatir, discutir y negociar. Para otros, cualquier tipo de confrontación es simplemente una pesadilla.

Sin embargo, cuando se trata de tu salario, no puedes permitirte el lujo de aceptar simplemente lo que recibes. No negociar tu pago significa dejar dinero sobre la mesa, así de simple.

El alto costo de no preguntar

Según una encuesta de Payscale, el 57 por ciento de los encuestados dijeron que nunca habían pedido un aumento. Veintiocho de esas personas dijeron que se debía a que se sentían incómodas negociando el salario, mientras que un 19 por ciento adicional no quería ser percibido como molesto. La encuesta también encontró que las mujeres son más propensas que los hombres a sentirse incómodas con la negociación de su salario (31 por ciento frente a 23 por ciento), que es un desafortunado contribuyente a la brecha salarial de género.

Una encuesta de 2005 de los graduados del MBA de la Universidad Carnegie Mellon encontró que, en promedio, los salarios iniciales entre los estudiantes varones eran 7.6 por ciento más altos que entre las mujeres. Sin embargo, sólo el 7 por ciento de las mujeres negoció sus salarios iniciales, frente al 57 por ciento de los hombres. El grupo de graduados, en su mayoría hombres, que negociaron pudo aumentar sus salarios iniciales en poco más de 4 mil dólares.

Eso podría no parecer mucho dinero hasta que consideras la pérdida a largo plazo. Digamos que al Empleado A se le ofrece un salario de $50,000 y al Empleado B se le ofrecen $54,000. Ambos empleados reciben aumentos anuales del 3 por ciento en el costo de vida. Después de 20 años de trabajo, el Empleado B ha ganado $114,706 más que el Empleado A.

Los expertos recomiendan mantenerse en un punto intermedio, aunque no quieres ser “esa persona” en la oficina que siempre está haciendo demandas e incitando a la gente de la manera equivocada, tampoco quieres ser la que sea aplastada.

Dondequiera que estés en este proceso, ya sea que estés negociando tu salario por primera vez con el nuevo empleador o si estás negociando tu salario número 30 con tu empleador actual, lo ideal es encontrar el equilibrio adecuado.

También te puede interesar: ¿Sabes si estás listo para un aumento?

 

Cómo determinar tu valor

Antes de entrar en una negociación salarial, es importante que te armes con datos. Eso significa investigar con anticipación para averiguar cuánto valen tus habilidades y experiencia.

Hay una variedad de recursos en línea que puedes utilizar para averiguar cuál es la tarifa actual para un puesto en particular en un código postal en particular. Esos recursos incluyen Glassdoor, Salary.com y Payscale, que son un buen punto de partida, aunque a veces los títulos de los trabajos por sí solos no siempre te dicen lo que implica el trabajo, así que sólo debes usar estos datos para determinar un rango.

La otra pieza importante para determinar tu valor como empleado es averiguar el valor que aportas a tu negocio.

Por ejemplo, digamos que hay dos ingenieros de software en una empresa. Uno de esos ingenieros de software innovó una gran característica nueva por su cuenta que terminó aportando millones de dólares al negocio. El otro está haciendo un gran trabajo, pero no consiguió nada de eso. Esas dos personas van a tener diferentes niveles de compensación.

Estarás en una posición de negociación mucho mejor si puedes citar formas específicas en las que has impulsado el valor del negocio en los últimos 12 meses.

Y si desea una perspectiva interna, considera hablar con tus compañeros de trabajo acerca de sus salarios también. Por supuesto, mucha gente no se sentirá cómoda discutiendo su paga contigo. La gente es quisquillosa al hablar de sus salarios. Pero si tienes un amigo de confianza en el trabajo en el que puedes confiar, podría ser una buena manera de averiguar cómo se compara tu salario con el de otros en la misma compañía.

¿Qué tan importante es tu primer salario?

Cuando se trata de negociar el salario para tu primer trabajo, hay dos escuelas de pensamiento: Algunos expertos creen que esto es extremadamente importante porque establece el punto de referencia para futuros aumentos y ofertas de empleo. Los empleadores a menudo basan su salario en lo que se les ha pagado en el pasado. Puede construirse más lentamente si empiezas de abajo.

Otros especialistas ya no creen que sea tan importante, y opinan que aunque es genial conseguir tanto dinero como se pueda, lo que aprenderás es más importante que lo que te pagarán. Si tienes una opción entre una posición aburrida que paga mucho y un trabajo emocionante y desafiante que podría pagar un poco menos, recomiendan elegir el que implica un desafío.

Los expertos afirman que eso te va a dar mucho más valor en el futuro. Tu primer trabajo es sólo tu primer trabajo. Tu segundo trabajo es cuando vas a aprovechar todo lo que aprendiste.

También te puede interesar: 5 formas de pedir un aumento de sueldo en tu trabajo

 

6 pasos para negociar ofertas y aumentos futuros

negociar aumento de sueldo

Una vez que hayas establecido tu carrera y estés listo para ascender, hay algunos consejos que debes tener en cuenta, ya sea que estés considerando una nueva oferta de trabajo o negociando un aumento en su compañía actual.

#1 Inicia con anticipación

Uno de los pasos más importantes en la negociación salarial es comenzar la conversación con anticipación. Siéntate con tu gerente para hablarle de las metas que quieres alcanzar. Esto incluye cualquier marca, proyecto u objetivos de ingresos que necesites cumplir para crecer en tu posición. Entonces la conversación acerca de tu compensación se vuelve mucho más fácil porque ya has hablado de ello.

#2 Comparte tu investigación

Después de recopilar todos los datos sobre los salarios de tu campo y llegar a un conjunto de logros personales, es hora de presentar tu argumento. Debes basarte en los logros y el desempeño comprobable que han tenido lugar, y no simplemente en la permanencia en el cargo.

Y cuanto más tiempo pases reuniendo información, mejor. Entender cómo encajas en el panorama general de la empresa y cómo contribuye el trabajo que haces, y luego poder articularlo de manera clara y concisa con tu gerente, demuestra que has venido preparado.

#3 Ser profesional

Es importante mantener un comportamiento profesional durante todo el proceso de negociación, incluso si te sientes nervioso o frustrado. Con suerte, la negociación terminará siendo un éxito y vas a continuar teniendo una relación con la persona con la que estás negociando. Quieres que sea una buena relación.

Y si estás negociando un aumento de sueldo con tu empleador actual en lugar de una nueva oferta de trabajo, recuerda: Es más fácil arruinarlo. Ya hay un sentido de familiaridad, y tu jefe probablemente ya tiene una buena idea de cómo es tu personalidad. Es posible que desee permanecer un poco más cerrado que si estuviera teniendo una conversación casual.

También te puede interesar: Señales de que tu jefe está impresionado contigo, aunque no lo parezca

 

#4 Considera también otros beneficios

También es importante mirar más allá de tu salario base y considerar otros beneficios valiosos que podrían ser negociables. Realmente hay que evaluar todo el paquete y no sólo el salario. Por ejemplo, el tiempo de vacaciones, las contribuciones para la jubilación y otras prestaciones.

Otros beneficios a considerar incluyen cursos de especialización pagados, horarios flexibles y comidas gratis. Incluso puedes considerar la posibilidad de aceptar más capital en la empresa en lugar de un salario. Hay algunas personas que lo han hecho muy bien porque se unieron a compañías que han sido compradas, y el capital que tenían se convirtió inmediatamente en dinero en efectivo.

#5 Ser razonable

Para que tu solicitud sea tomada en serio, necesitas apuntar a un número que esté dentro del ámbito de lo posible. Apunta demasiado alto, y podrías parecer irracional o codicioso. Apunta demasiado bajo, y podrías terminar vendiéndote bajo.

Expertos recomiendan aspirar a un 10 por ciento más de la cantidad con la que te conformarías, porque deberías esperar una contraoferta.

#6 Saber cuándo avanzar

Cuando llega la hora de tomar una decisión, necesitas determinar si estás preparado para seguir adelante en caso de que lo que se busca no se pueda cumplir. Eso podría significar rechazar una oferta de trabajo.

Y, en el caso de un aumento, tienes que decidir si vas a considerar quedarte allí si la respuesta termina siendo no. Nunca se abordaría como un ultimátum a un empleador actual, pero ¿realmente quieres quedarte en un lugar donde parece que no valoran tus contribuciones de la manera correcta?

La negociación salarial no se trata de exigir más. Se trata de abogar por ti mismo y asegurarte de que te paguen lo que vales. Así que no tengas miedo de empezar la conversación. Puede que no ocurra si no lo haces tú.

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *