12 razones por las que deberías iniciar tu propio negocio hoy mismo

razones para iniciar tu propio negocio

El poder hacer que la gente escuche tus ideas es una de las 12 razones por las que deberías iniciar tu propio negocio hoy mismo.


 

Si eres un aspirante a empresario y estás a la espera de comenzar tu propia pequeña empresa o un negocio secundario, aquí hay muchas razones para dejar de esperar.

¿Quieres ser muy, muy rico? Comenzar tu propio negocio es la mejor manera. ¿Quieres que tus ventajas sean ilimitadas? Comenzar tu propio negocio es la mejor manera. ¿Quieres ser libre para trazar tu propia ruta, para tomar tus propias decisiones, para cometer tus propios errores, para dejar que el cielo sea el límite no sólo financiero, sino también, y lo que es más importante, personal?

Comenzar tu propio negocio es la mejor manera.

¿Todavía no estás convencido? Aquí hay 12 razones más por las que debes comenzar tu propio negocio hoy:

Tienes el valor

Todo empresario tiene miedo. (O al menos debería tenerlo)

Así que tienes una opción: deja que tus miedos te detengan o usa esos mismos miedos como combustible para hacer lo que sea necesario para tener éxito.

La complacencia es el enemigo del logro. Afortunadamente, puedes usar tu miedo para alejar la autocomplacencia.

Puedes permitirte el riesgo

Un riesgo que tomas hoy es un riesgo del que puedes recuperarte. Con el tiempo, tú puedes superar casi cualquier contratiempo, tropiezo o fracaso, y salir más fuerte, más inteligente y mejor preparado para tener éxito en el futuro.

Si nunca lo intentas, sólo te arrepentirás: Cuando seas viejo y canoso y “acabado”, recordarás tu vida y pensarás: “Me pregunto qué habría pasado si sólo hubiera…”.

Ese es un riesgo que nunca debes correr.

También te podría interesar: 5 valiosas lecciones empresariales al iniciar un negocio

 

Tienes el dinero

Como dice el fundador de Growthink, Dave Lavinsky, ser empresario es el arte y la ciencia de lograr más con menos. (menos dinero, menos personal, menos tiempo, etc.)

Afróntalo: Tú nunca tendrás “suficiente” dinero en efectivo o financiado. Nunca. Si no tienes suficiente capital para lanzar tu negocio de la manera en que lo planeas, cambia tu plan.

No siempre se puede controlar lo que se tiene, pero se puede controlar lo que se hace con lo que se tiene.

Tienes el tiempo

Sí, incluso tú. Todo el mundo tiene la misma cantidad de tiempo. La única diferencia es lo que estás dispuesto a hacer con el tuyo.

Si estuvieras atrapado bajo tierra y tuvieras sólo 24 horas de oxígeno, no revisarías tu Twitter o chatearías con tus amigos o pasarías un poco de tu tiempo frente al televisor. Cavarías y cavarías y cavarías.

Aplica el mismo nivel de importancia y urgencia a lo que deseas lograr y tu agenda se despejará instantáneamente.

Encontrar el tiempo siempre es cuestión de cuánto lo deseas.

Tienes las conexiones correctas

Entre todas las plataformas de medios sociales, se puede llegar a casi cualquier persona. De hecho, algunas personas son sorprendentemente accesibles; tal vez ese sea uno de los secretos de su éxito.

Por supuesto, algunas personas pueden no responder, pero si no lo hacen, probablemente es tu culpa.

Empieza de a poco. Comienza factible. Construye una base. Una gran red es como una pirámide con una base ancha, no una delgada línea vertical que va directamente a la cima.

Y nunca olvides que cuanto más influyente es la persona, más asediada está por las peticiones. Ten una buena razón para conectarse, da antes de esperar recibir, y podrías sorprenderte de las personas que responden.

También te podría interesar: El primer año con un negocio se trata principalmente de sobrevivir

 

Puedes hacer que la gente escuche tus ideas

razones para inicir tu propia empresa

La gente escuchará cualquier cosa que sea entretenida, interesante, emotiva, divertida, chocante, informativa, excitante, estúpida, satírica, polémica, triste, tonta, sexy, etc.

Si no consigues que nadie te escuche, el problema no son ellos. El problema eres tú.

Lo que quieres decir es irrelevante; cambia tu mensaje para que signifique algo para la gente a la que quieres llegar.

Entonces escucharán.

No tienes que esperar a la perfección

Mucha gente nunca aprieta el gatillo porque están atrapados en un remolino interminable de “perfeccionamiento”. Pero “esforzarse por alcanzar la perfección” no es realmente el problema. En cambio, son inseguros. O temen la crítica o el rechazo. O incluso temen tener éxito.

No seas como ellos. Haz lo mejor que puedas, y luego retrocede. Si un poco más de trabajo se reflejará en un resultado notablemente mejor, házlo. Si un poco más de trabajo no hará la diferencia, nadie más que tú lo notarás, déjalo ir.

A continuación, realiza mejoras en función de los comentarios que recibes de las únicas personas cuyas opiniones realmente importan: tus clientes.

Tienes las habilidades. (O puedes conseguirlas)

Ve a la escuela. Lee un libro. Habla con tus amigos. Consigue un trabajo de medio tiempo en una pequeña empresa. Consigue un trabajo de medio tiempo en una industria diferente.

Encuentra a alguien que haya hecho lo que tú quieres hacer y ofrécete como voluntario para trabajar gratis a cambio de la oportunidad de aprender.

¿Te parece demasiado difícil? ¿Un precio demasiado grande para pagar? ¿O simplemente no es justo? Entonces acepta que nunca tendrás las habilidades y deja de quejarte.

Las habilidades y el conocimiento se ganan, no se dan.

También te puede interesar: Cómo hacer de una pequeña empresa un gran negocio

 

Tu éxito no está asegurado (y en realidad eso es algo bueno)

Lee historias de emprendedores exitosos y es fácil pensar que tienen algo empresarial intangible (ideas, talento, empuje, habilidades, creatividad) que tú no tienes.

No. Su éxito sólo era inevitable en retrospectiva. El éxito nunca está asegurado. Ningún empresario de éxito sabía, sin duda, que tendría éxito.

¿Eso te asusta? No debería. De hecho, no saber es liberador. Es fortalecedor. Cada empresario en algún momento se miró en el espejo y dijo: “Mucha gente tiene éxito… y yo también lo tendré”.

Los empresarios creen en sí mismos. Tú también deberías hacerlo, especialmente si estás dispuesto a trabajar duro y perseverar.

No es muy difícil

Los viajes largos son difíciles. Los pasos individuales son fáciles.

Digamos que te sientas en el sofá todo el día y de repente decides correr una maratón. Tienes toda la razón: Eso es demasiado difícil. Pero puedes salir hoy y dar una vuelta o dos. O puedes caminar unos kilómetros. Tú puedes dar un pequeño paso hacia una meta difícil. Y luego otro. Y luego otro.

O digamos que quieres perder 25 kilos. (O quieres perder 5 kilos en 30 días.) Eso es demasiado difícil. Pero puedes comer una comida de forma diferente. O puedes dar un paseo en el almuerzo.

O supongamos que quieres abrir un negocio. Puedes buscar posibles ubicaciones. O trabajar en tu plan de negocios. Quizá hablar con un proveedor potencial. También podrías pedir consejo a un mentor.

No se puede lograr ninguna meta difícil de la noche a la mañana, pero se puede lograr un paso, por pequeño que sea, hacia esa meta.

Piensa en el final de un viaje y en todo lo que se necesitará en el camino, y nunca empezarás. En su lugar, haz sólo una cosa que te ayudará a llegar allí.

Eso es lo que puedes hacer.

Estarás orgulloso de ti mismo incluso si fracasas (esta vez)

Fallar en público puede ser vergonzoso, especialmente porque a algunas personas les encanta hablar de las desgracias de otros.

Esas son las mismas personas que nunca se atreverían a intentar algo por sí mismas.

No te preocupes por ellos.

Otro grupo de gente te respetará por atreverte. Reconocerán a un alma gemela. Se compadecerán. Te alentarán. Ellos te levantarán. Ellos sabrán lo que es tratar de fallar e intentarlo de nuevo.

¿Por qué? Son personas que viven sus vidas según sus condiciones.

También te puede interesar: Errores comunes que cometen los emprendedores por primera vez

 

Tú puedes comenzar un negocio en sólo unas horas

Muchos aspirantes a empresarios se sienten frustrados por la aparente complejidad de las tareas administrativas y legales que implica la creación de una empresa.

En realidad, no es difícil en absoluto: Tú puedes establecer tu negocio en dos o tres horas.

Eso te sacará de la línea de salida y te llevará a las cosas divertidas.

Hoy.

  • Si no te quieres perder nuestro contenido nuevo dale “Me gusta” a nuestro perfil de Facebook

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *